Me separo: ¿qué hago con mis cosas?

Me separo, ¿qué hago? ¿Cómo actúo? ¿Qué pasos hay que dar para llegar a un acuerdo cordial con la otra parte? Si me acabo de separar de mi esposo, ¿cómo se reparten las cosas en un divorcio? Todas estas preguntas son muy frecuentes cuando un matrimonio se rompe y comienzan a hacer vidas separadas. Te ofrecemos algunas recomendaciones centradas en los objetos familiares, en las pertenencias materiales.

Qué cosas me pertenecen después de un divorcio

En situaciones de crisis de pareja que acaban en divorcio, una de las medidas que adopta el juez es quién va a hacer uso de la vivienda familiar y cómo va a ser el reparto de las pertenencias que se tienen en común. Además, otro aspecto muy importante es la custodia de los hijos, si hay, y la pensión de alimentos, así como todo lo relativo al miembro de la pareja que tiene que abandonar la casa.

Cómo se reparten las cosas en un divorcio, mediante acuerdo de las partes

En el proceso de separación de bienes siempre es aconsejable que ambas partes lleguen a un acuerdo. Los abogados, la mediación y la intervención judicial son fórmulas más costosas de dividir pertenencias y deudas. Y todo lo que sea ahorrar costes en un divorcio es buena idea, pues ya de por sí es un proceso que puede resultar muy caro, y es agotador.

De este modo, si hay buena sintonía con la otra parte, y ninguna corre peligro ni se siente coartada a negociar, lo mejor es hacer una lista de todos los bienes y ponerse de acuerdo sobre cómo dividirlos. Posteriormente el juez revisa el acuerdo y si verifica que es justo y ambas partes lo han hecho posible, el reparto será de esa manera.

Una mediación como paso previo a la intervención del juez

Otra posibilidad es acudir a un proceso de mediación, donde actúa una persona neutral, el mediador, que sirve como ayuda para resolver los aspectos en los que no hay acuerdo. Esta vía no es recomendable en situaciones en las que haya violencia en el hogar.

La última opción, el juez decida

Si se han agotado todas las posibilidades hasta este momento, un juez será el que decida qué cosas te puedes apropiar, es decir, cómo dividir bienes, y también deudas. En este escenario se valoran aspectos como cuánto tiempo ha durado el matrimonio, qué contribución ha hecho cada cónyuge al total de bienes, cuáles son las necesidades económicas de cada cónyuge, qué ingresos recurrentes pueden alcanzar de manera independiente, quién es más responsable del proceso de divorcio y otras consideraciones.

En la contribución al matrimonio y el bienestar familiar no solo se tienen en cuenta el aporte económico y financiero, sino también los cuidados y velar por la integridad de la vivienda.

¿Qué ocurre con el ajuar doméstico?

El ajuar doméstico son los elementos de uso ordinario, excluyendo aquí objetos artísticos, históricos y de extraordinario valor, que son necesarios en una vivienda para ofrecer una calidad de vida suficiente. Forman parte de este conjunto los muebles, los electrodomésticos, la ropa de cama y mesa, los libros, los aparatos electrónicos, el menaje de cocina, los textiles de la vivienda…

Todos estos objetos se quedan en la vivienda familiar, de modo que si eres la persona que abandona ese núcleo residencial, no puedes llevártelos. Se considera que el ajuar incluye todo aquello que se considera indispensable para el normal desarrollo de la vida familiar, incluso los bienes de los hijos.

Bienes personales, objetos privativos y pertenencias profesionales

Excluyendo el ajuar familiar, los objetos que sí puedes llevarte se agrupan en tres categorías: bienes personales, objetos privativos y todos aquellos que son necesarios para ejercer tu profesión.

Los bienes personales son los de uso y disfrute personal. La ropa, los calzados, los accesorios de aseo, aparatos electrónicos de uso exclusivo… Junto a estos están bienes de carácter personal e individual que ya te pertenecían antes del matrimonio o bien no son parte del ajuar, así como aquellos que has recibido en herencia o donación.

Finalmente están tus pertenencias profesionales. Si eres diseñadora web dispondrás de un equipo informático para realizar tus tareas, si eres fontanera, pues todas tus herramientas. Y así con todas las profesiones.

Dónde guardar mis pertenencias tras un divorcio

Una vez ya sabes qué objetos familiares te corresponden, la siguiente cuestión es dónde almacenarlos. Lo habitual es que ocupen tu nueva residencia, especialmente los objetos y enseres profesionales.

Otra opción, siempre que haya acuerdo entre las partes, es mantenerlos en la vivienda familiar, para que los hijos puedan hacer uso de ellos. Finalmente, cuando no hay espacio suficiente en la nueva vivienda, o en la residencia de algún familiar o conocido, la solución pasa por opciones como las que ofrece MonkieBox.

Guarda todo aquello que no quepa en casa de forma segura

Con MonkieBox puedes guardar en un sitio seguro todas aquellas pertenencias que no uses demasiado en tu día a día, o bien todo aquello que necesitas recolocar, pero aún no has tenido tiempo suficiente.

Si acabas de llegar a la nueva vivienda y no quieres que todo esté desordenado, un servicio como el que ofrecemos desde MonkieBox es la solución perfecta. Guardamos todo lo que no te cabe en casa y te lo llevamos cuando quieras.

Nuestros centros de almacenaje son totalmente seguros y están protegidos en todo momento. El sistema de trabajo es sencillo, vamos hasta cualquier punto de España con el total de cajas que necesitas, las recogemos una vez estén llenas y se almacenan en uno de nuestros centros. Cuando quieras recuperarlas, solo tendrás que pedir la devolución e indicar el lugar de destino. Además, puedes reutilizar las cajas las veces que lo desees.

 

Someterse a un proceso de divorcio es siempre un trago difícil. Aunque exista un acuerdo entre las partes, enfrentarse a cuestiones como “me separo, ¿qué hago?”, implica un importante cambio en el día a día. Por suerte, servicios como MonkieBox están de tu lado para echarte una mano y ayudarte en estas tareas de almacenamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *